Adquisición

La adquisición de un cachorro

Adquirir un perro es una decisión importante que exige reflexión por parte de todos los integrantes de la familia. El perro no es un muñeco vivo que se abandona en un rincón cuando deja de interesar.

Antes de embarcarse con los ojos cerrados en esta aventura, ha de ser consciente de algunos imperativos:

  • deberá responsabilizarse durante un período que oscilará entre los 10 y los 13 años.
  • tendrá que pasear a su perro todos los días.
  • deberá calcular el costo de mantenimiento.

Si usted está consciente de todas estas condiciones puede pasar al siguiente capítulo: ADQUIRIR SU CACHORRO.

Una buena elección:

Nuestra elección siempre se orienta por criterios de belleza. Esta conducta puede traer graves complicaciones.Si desea adoptar un perro no corra al primer criador que conozca. No deje correr su entusiasmo o el de sus hijos libremente. Reflexione, compare, hojee libros y revistas, visite exposiciones y pida consejos. Estan en juego su satisfacción y la felicidad de su perro. ¡NO FUERZE UNA ALIANZA CONTRA NATURA!

Asegúrese de que las características del perro, se correspondan perfectamente con su estilo de vida y que está usted en disposición de satisfacer todas sus exigencias.

El labrador no soporta la soledad si su actividad profesional le obliga a estar ausente y si ningún miembro de la familia está en casa en todo el día, hágase a la idea este perro no va con su estilo de vida.

¿Macho o hembra?

La hembra tiene dos celos al año. Durante este período (hasta 20 días) hay que limpiar las pérdidas si vive dentro de la casa y controlar que no se escape. La actividad sexual del macho es operativa todo el año. Si su hocico detecta la presencia de una dama susceptible de compartir sus impulsos amorosos, hará lo posible para llegar hasta ella. Marca su territorio mediante unas gotas de orina en los límites importantes de su territorio, todo lo que considere suyo.¡ No es tarea fácil restringir un comportamiento tan natural!

En cuanto al temperamento, generalmente se dice que las hembras son más sumisas y fáciles de educar. En realidad, la experiencia demuestra que las diferencias de carácter entre los sexos no son demasiado acentuadas. Los machos parecen tener un carácter más firme, un comportamiento impetuoso, y les gusta desencadenar peleas con otros machos. A la larga, esto puede ser molesto para el propietario, que habrá de tomar las precauciones necesarias para evitar situaciones conflictivas. Sean del sexo que sean, los ejemplares más dominantes pueden poner en cuestión la autoridad de su dueño.

Sea macho o hembra, no deberías castrar o esterilizar a su perro únicamente por razones de comodidad. A pesar de que existe la idea generalizada de que es absolutamente necesario que una perra tenga cachorros al menos una vez en su vida para que se sienta “realizada”, esto no es rigurosamente cierto. Los tratamientos médicos destinados a impedir el celo no son aconsejables, ya que pueden acarrear posteriores trastornos de salud (como metritis).

¿Cachorro o perro adulto?

Si busca  un compañero que pueda acompañarle enseguida y que sea limpio y educado, es preferible es elegir un cachorro de edad más avanzada o un perro adulto previamente educado. Si usted es una persona de edad, lo lógico sería elegir un perro de edad, tranquilo. Uno joven sobreviviría y podría acabar en una perrera. En cualquier caso si elige un adulto infórmese sobre su pasado. Tendrá ya sus costumbres, buenas o malas, y un cambio de dueño y medio puede desequilibrarlo.

En general, se recomienda elegir un cachorro porque el perro se impregna más del dueño y de la educación que reciba. Ahora bien, hay que enseñárselo todo y dedicarle mucho tiempo.  Su desarrollo físico y psicológico depende por completo de la familia con la que vive. La educación del pequeño conlleva un aprendizaje reciproco, ¡una experiencia inolvidable y muy enriquecedora!

Galerías de Fotos

Encuesta

Cuál es tu raza favorita?

Acceso Clientes